Biografía (Parte 1)

Biografía (Parte 1)

Nacimiento

Juan Román Riquelme llegó al mundo el día sábado 24 de Junio de 1978 en el Hospital de San Fernando, ubicado en la localidad de San Fernando, Provincia de Buenos Aires, Argentina.
Hijo de Cacho y Ana María, Román fue el primero de una familia de 11 hermanos.
En el preciso momento de su nacimiento, nadie podía imaginarse que ese niño iba a llegar a ser lo que fue años después para el fútbol mundial. Sin embargo, el hecho de que un día después de su nacimiento Argentina consiguiera la Copa del Mundo por primera vez, fue un claro indicio de la estrecha relación que iba a tener con el mundo del fútbol.

Riquelme de Niño

Primeros Pasos y Divisiones inferiores

Desde su infancia, Riquelme empezó a relacionarse con el mundo del fútbol, participando en partidos y torneos llevados a cabo en diversos potreros de su ciudad natal, donde se destacó jugando para diferentes clubes barriales y/o asociaciones.

Riquelme Joven

La Carpita

Una tarde en su casa de Don Torcuato, golpearon la puerta. Era Jorge Rodríguez, quien fuera su descubridor y quien, en aquel momento, se encontraba a cargo del club barrial llamado “La Carpita de Villa Libertad”. El hombre les expresó a los padres de Juan Román su intención de llevarlo a jugar en su equipo, luego de haber quedado impresionado con el chico de 7 años tras verlo jugar en un partido.
A partir de ese momento, comenzó a jugar en el club La Carpita para luego, por iniciativa de Jorge Rodríguez, probar suerte en Platense donde se negaron a inscribir al jugador justificando que era demasiado delgado.
Luego de haber completado la escuela primaria, Riquelme decidió dedicarse de lleno a jugar al fútbol.

Argentinos Juniors

A la edad de 10 años, comenzó su carrera futbolística en las divisiones inferiores de la Asociación Atlética Argentinos Juniors tras haber sido seleccionado en una prueba de jugadores.
En un principio comenzó como suplente en la Novena División; pero luego pasó a ser titular en la Octava División desempeñando el rol de mediocampista central.
Su historia deportiva en Argentinos Juniors continuó hasta el año 1996, cuando a la edad de 18 años y sin debutar profesionalmente emigró a Boca Juniors.

Riquelme - Divisiones Inferiores




Boca Juniors (1996-2002)

Traspaso

En una operación entre Boca Juniors y la Asociación Atlética Argentinos Juniors llevada a cabo por Mauricio Macri, presidente de Boca en ese momento, y aconsejada por el entonces entrenador del club, Carlos Salvador Bilardo, se arregló la compra de varios jugadores de la cantera del club de La Paternal, que por ese momento atravesaba una profunda crisis económica; entre los que figuraba Juan Román Riquelme.
Finalmente, el día 12 de Septiembre de 1996 Boca Juniors compró su pase en un monto que rondaba los U$D 800.000, acordando así la llegada de uno sino el jugador más influyente de su historia.

Debut

Con tan solo unos pocos partidos en Reserva, Carlos Bilardo lo incluye entre los convocados para el partido frente a Unión de Santa Fe por el Torneo Apertura de 1996.
Ese 11 de Noviembre de 1996, marcó un antes y un después en la vida de Juan Román Riquelme. Era titular en el primer equipo del Club Atlético Boca Juniors, y por si fuera poco, lo hacía en el mítico estadio Alberto J. Armando, más conocido como “La Bombonera”.
El partido terminó 2 a 0 con resultado a favor del conjunto local. Pero lo más importante del encuentro no fue el resultado sino la actuación de Román, quien fue la figura del mismo. Su nivel fue tan bueno que produjo que el entrenador le mantuviera la titularidad hasta el final del campeonato. Sin embargo, ese no fue su mayor premio. La Bombonera completa, coreó su nombre al grito de “Riquelme, Riquelme” al finalizar el partido; comenzando a escribir así una historia que iba a tener muchas páginas en su haber.
El 24 de Noviembre, a trece días de su debut, Juan Román marcó su primer tanto en la Primera División del fútbol argentino anotando el último gol en la goleada de Boca Juniors al Club Atlético Huracán por 6 a 0.

Riquelme - Debut en Primera División

Asentamiento

A pesar de su gran debut, la campaña del equipo no fue la mejor y, por este motivo, Carlos Bilardo renunció a su cargo como director técnico del club. Para tratar de revertir esta sequía de más de 5 años sin títulos, Boca Juniors contrató a Hector “Bambino” Veira con la esperanza de volver a levantar el trofeo del campeonato local.
Durante el año 1997, Boca mejoró futbolísticamente con respecto al campeonato anterior; sin embargo, el torneo Apertura de ese año iba a quedar en manos del Club Atlético River Plate, relegando a Boca Juniors al segundo puesto.
El superclásico de ese campeonato llevado a cabo el día 25 de Octubre pasaría a la historia: era el último clásico que disputaba Diego Maradona como jugador profesional. En el entre tiempo del partido disputado en el estadio “Monumental”, Veira dispuso dos cambios: Claudio Paul Caniggia ingresaba por Diego Armando Maradona y Juan Román Riquelme reemplazaba a Nelson Vivas. Sin embargo, y debido al rendimiento de Juan Román (quien ingresaría con la camiseta número 20 y sería la figura destacada del partido liderando la remontada del equipo en lo que sería el 2 a 1 en favor del conjunto Xeneize), quedaría históricamente establecido que el cambio había sido, en realidad, por Maradona en lugar de Vivas, convirtiendo así al joven de 19 años en el heredero del histórico 10 de Boca y la Selección Argentina.
A pesar de su gran rendimiento en el superclásico y del notable nivel futbolístico demostrado, Héctor Veira nunca lo tuvo en consideración como primera opción a la hora del armado del equipo. Finalmente, tras no conseguir el campeonato del Clausura de 1998, el Bambino renuncia al cargo de DT de Boca Juniors, siendo reemplazado interinamente por Carlos María García Cambón.
Poco tiempo después, más precisamente en Junio de 1998, Carlos Bianchi, quien fuera técnico campeón del mundo con Velez Sarsfield, se haría cargo del puesto de Director Técnico de Boca.
Bajo la conducción del “Virrey”, Riquelme pudo tener la continuidad que tanto buscaba, lo cual le permitió demostrar todo el fútbol que era capaz de dar. En esta nueva etapa, Román tuvo la responsabilidad de ser el conductor del equipo, teniendo la libertad de moverse por todo el frente de ataque y formando un tridente ofensivo letal junto con Martín Palermo y Guillermo Barros Schelotto. Sumado a esto, Bianchi no dudó en otorgarle la histórica camiseta Nº 10 de Boca, hecho que no le pesó para nada en absoluto.

Primeros Títulos

La llegada de Carlos Bianchi al equipo junto con la renovación del plantel, trajo vientos de cambio al club.
A medida que iban transcurriendo las fechas del Torneo Apertura de 1998, el equipo fue tomando confianza y haciéndose cada vez más fuerte. El tridente ofensivo Riquelme-Palermo-Schelotto funcionaba a la perfección, mientras que la defensa se hacía sólida en cada partido jugado. Todo esto permitió que, tras 6 años sin títulos, Boca Juniors se consagrara campeón invicto del Torneo local; lo que significaría el primer título de Juan Román Riquelme como futbolista profesional.

Riquelme - Torneo Apertura 1998

El año 1999 comenzó con el objetivo de mantener el nivel demostrado en el segundo semestre del año anterior y tratar de repetir el título logrado de manera invicta.
A pesar de algunos cambios en el once inicial, ya sea por lesiones o por ventas de algunos jugadores, el equipo mantendría el poderío y la impronta desplegada durante el torneo Apertura anterior. Este poderío se tradujo en un total de 40 partidos consecutivos sin conocer la derrota, y por consiguiente, en la obtención del bicampeonato del fútbol argentino en el cual Riquelme anotaría 7 goles en los 18 partidos que disputó.
Este nuevo título logrado con Boca, le permitiría afrontar su primer gran desafío internacional: la Copa Libertadores de América del año 2000, torneo al cual Boca Juniors volvía tras seis años de ausencia.




Consagración

Román fue uno de los grandes protagonistas de aquella Copa Libertadores del año 2000.
Su gol de tiro libre en la ida de los cuartos de final contra River Plate; el gol de penal en el partido de vuelta contra el club de Nuñez; el tan conocido “Caño a Yepes” – caratulado como el mejor caño de la historia -; y el nivel demostrado en el partido definitorio el 21 de Junio en el estadio Morumbí contra Palmeiras, fueron hechos que marcaron significativamente la importancia de Juan Román en la obtención del título.

Riquelme - Copa Libertadores

Ya con el título de Campeón de América bajo el brazo, Boca Juniors se ganó la posibilidad de jugar a fin de año la Copa Intercontinental a disputarse en Japón nada más ni nada menos que contra el poderoso Real Madrid, campeón de Europa en aquel año.
Con la mirada puesta en el equipo español, Boca encaró la segunda mitad del año con el objetivo de mantener el nivel demostrado durante toda la Copa y con la idea de luchar los primeros lugares del Torneo Apertura y la Copa Mercosur. Finalmente, el equipo de Carlos Bianchi quedaría eliminado en octavos de final en la Mercosur, pero igualmente no se quedaría con las manos vacías ya que se quedaría nuevamente con el torneo local, poco tiempo antes de viajar a Japón.

Riquelme - Copa Intercontinental

El día 28 de Noviembre de 2000 quedaría grabado para siempre en la historia no sólo del Club Atlético Boca Juniors sino también de Juan Román Riquelme.
Ese día lograría la tan ansiada consagración a nivel mundial. El equipo de Carlos Bianchi le ganaba por 2 a 1 al Real Madrid, y Riquelme deslumbraba a todos los amantes del fútbol con una actuación descomunal, convirtiéndose en una pesadilla para el experimentado mediocampista francés Claude Makélélé y el defensor Geremi Njiitap; y otorgando una gran asistencia con un pase de más de 50 metros en el segundo gol convertido por Martín Palermo.

Tras haber logrado ganar casi todo lo disputado durante el año anterior, el equipo comenzaba el 2001 con el objetivo de volver a conseguir los títulos ganados.
Si bien el nivel del equipo no fue el mejor, a Boca le alcanzó para golear por 3 a 0 a River Plate en “La Bombonera” por el torneo local (ese día quedaría inmortalizado el famoso “Topo Gigio” en el cual Román, debido a conflictos con la dirigencia, llevó sus manos a sus orejas y miró de frente al palco presidencial donde se ubicaba el, por entonces presidente del club, Mauricio Macri); y para volver a levantar el título de la Copa Libertadores de América.
En aquella copa, Boca tuvo que atravesar un camino muy duro enfrentándose a rivales importantes como Junior de Barranquilla (lo venció en Colombia 3 a 2 y empató en Buenos Aires 1 a 1); Vasco da Gama (había ganado todos sus partidos hasta ese momento, la ida fue 1 a 0 para Boca en Río de Janeiro y la vuelta un contundente 3 a 0 en Buenos Aires); y Palmeiras.
El encuentro de Semifinales frente a Palmeiras, equipo dirigido por Luiz Felipe Scolari, fue muy similar al disputado en la edición anterior de la Copa. La ida finalizó 2 a 2 en Buenos Aires, con un Riquelme en gran nivel otorgando una asistencia a Antonio Barijho tras una gran apilada de jugadores. En el partido de vuelta, el resultado fue exactamente el mismo y Juan Román Riquelme jugó uno de los mejores sino el mejor partido de su vida. El fútbol desplegado por Román más las determinantes atajadas de Oscar Córdoba en los penales, hicieron que Boca lograra el tan ansiado pase a la Final de la Copa Libertadores de América.
En el partido de ida de la serie definitoria, Boca se impuso por 1 a 0 en el Estadio Azteca con gol de Marcelo Delgado. Con este resultado, el equipo de Carlos Bianchi acariciaba una vez más el título de campeón de América. Sin embargo, el partido de vuelta lo ganaría Cruz Azul en “La Bombonera” por 1 a 0, prolongando la definición hacia los tiros desde el punto del penal. Allí, Román se hizo cargo de convertir el primer penal de la serie, y Oscar Córdoba apareció nuevamente con sus manos mágicas dándole a Boca por segunda vez consecutiva la Copa Libertadores de América.
Ese día, Juan Román Riquelme fue reconocido como Mejor Jugador de la Final.

Tiempo antes de viajar a disputar la Copa Intercontinental, Román participó del partido despedida de Diego Armando Maradona el día 10 de Noviembre en La Bombonera.
Ese día Maradona le obsequió a Riquelme su camiseta, y utilizó durante el resto del partido una camiseta de Boca que tenía inscripto el nombre “Román” en la espalda y el número 10.

Últimos Tiempos en Boca

Nuevamente, el destino depositaba a Boca en una Final Intercontinental en Japón. Esta vez el rival era el Bayern Munich de Alemania.
El equipo de Carlos Bianchi afrontó este partido con la premisa de retener el título obtenido el año anterior frente al Real Madrid.
El partido fue trabado y aburrido con pocas situaciones de gol para ambos equipos. Una de las razones para que suceda esto fue que los alemanes, alertados sobre el talento de Riquelme, decidieron hacerle marca personal y utilizar el juego brusco para detenerlo tanto a él como al resto del plantel Xeneize. A pesar de la expulsión de Marcelo Delgado sobre el final del primer tiempo por una simulación de penal en un mano a mano frente a Oliver Kahn, Boca Juniors pudo prolongar el partido hasta el alargue. Sin embargo, el gol de Samuel Kuffour a 10 minutos del final acabaría con las esperanzas de Riquelme y compañía de retener el título de Campeón Intercontinental.
Para el año 2002, Riquelme se propuso ganar por tercera vez consecutiva la Copa Libertadores de América con Boca Juniors, al mismo tiempo que esperaba con ansias ser incluido en la lista definitoria para el Mundial de Corea-Japón de ese mismo año.
Sin embargo, las cosas no iban a salir como las había planeado. El 2 de Abril, su hermano Cristian de 18 años era secuestrado por delincuentes que lo tuvieron cautivo por más de 30 horas y que lo liberaron a cambio de U$D 160.000. Cinco días después de ese terrible hecho, Román volvería al primer equipo de Boca en el 3 a 0 de su equipo frente a Unión de Santa Fe, ingresando al estadio con una bandera en agradecimiento a todos los hinchas por el apoyo brindado en ese momento tan difícil.
El fin de ciclo de Riquelme en Boca quedaría marcado por la eliminación del conjunto Xeneize frente a Olimpia de Paraguay por los Cuartos de Final de la Copa y los constantes conflictos con la dirigencia actual del club, lo cual aceleraría su salida del club siendo transferido al Fútbol Club Barcelona en una operación que rondaba los 13 millones de dólares.





administrador

Deja un comentario